<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Aniversario Clímax

Las lecciones no aprendidas del deslave en Caracas

Cuando el agua dejó de caer en 1999 y los estragos fueron atendidos en Caracas, se hicieron recomendaciones para mitigar riesgos futuros. Después de todo, se trata de ciclos de desastres y no de excepciones. En Vargas hubo construcciones e inversiones, en la capital sobraron las promesas. 20 años después, pocas advertencias fueron atendidas y los riesgos no han dejado de existir

Lo que el río se llevó

Petare, Guarenas, Guatire y Los Teques también fueron mencionados por la prensa de diciembre de 1999 como sectores afectados por las lluvias en el estado Miranda. Ríos desbordados, deslizamientos de tierra y carreteras obstaculizadas fueron lo más repetido, que también ocasionaron casas destruidas y vidas perdidas

Los estragos del agua en la carretera vieja Caracas-La Guaira

La antigua vía que une la capital con el litoral central no se salvó de sufrir por la fuerza del agua que bajó de El Ávila en la madrugada del 15 de diciembre de 1999. Habitantes de los sectores que conforman toda la vialidad huyeron cerro arriba de la avalancha que se les venía, que destruyó casas y acabó con cientos de vidas

La furia de El Guapo

Miranda fue uno de los estados afectados por las fuertes e incesantes lluvias de diciembre de 1999. Los ríos se desbordaron, las calles se inundaron y cientos de familias sufrieron los daños causados por el aguacero. En Barlovento la tragedia fue absoluta el 16 de diciembre cuando se fracturó la represa de El Guapo y provocó una inmensa ola que destruyó comunidades y desapareció pueblos enteros. 20 años han pasado y sus habitantes todavía recuerdan la fecha con dolor

En Caracas el agua también arrastró vidas

Las lluvias de diciembre de 1999 no solo afectaron al estado Vargas, también causaron estragos en sectores de la capital, donde el agua -al igual que en el litoral central- cobró fuerza y recuperó su cauce llevándose construcciones, personas, enseres y esperanzas a su paso

El caso Odebrecht: corrupción y despilfarro en Venezuela

El esquema de corrupción de la Constructora Norberto Odebrecht S.A. en Venezuela no difiere mucho del aplicado en otros países de América Latina. Sin embargo, hay una característica que pone al país en evidente desventaja frente a sus pares de la región: los retrasos en los tiempos de entrega de los proyectos. Odebrecht reconoce que dejó guindando 11 proyectos. Con motivo de su 12° aniversario, Clímax da cuenta de lo sucedido con la Central Hidroeléctrica Manuel Piar (Tocoma), el Puente Cacique Nigale (el segundo sobre el Lago de Maracaibo), la Empresa Integral de Producción Agraria Socialista José Ignacio de Abreu E Lima S.A. y el Metro Caracas-Guarenas.-Guatire

El poder militar y la sumisión al chavismo

El teniente coronel Hugo Chávez Frías ganó la Presidencia el 6 de diciembre de 1998 mientras las Fuerzas Armadas se caracterizaban por ser disciplinadas y democráticas, a pesar de las fisuras. El líder de la revolución bolivariana modificó las leyes a su antojo para controlar la institución militar y debilitarlas desde la raíz. 20 años después, de los otrora valores castrenses no queda ni la sombra. Con motivo de su 13° aniversario, Clímax presenta la serie Deconstruyendo a Hugo Chávez

Seguridad ciudadana, lo que nunca le importó a Chávez

El 2 de febrero de 1999, Hugo Chávez recibió un país que había registrado 4.550 muertes violentas al cierre del año 98. A su fallecimiento, la cifra había incrementado de manera alarmante: 21.692, según reportó el Observatorio Venezolano de Violencia. Los expertos lo declaran y los hechos lo confirman: garantizar la seguridad nunca estuvo entre las políticas de Estado del comandante eterno, y su legado posicionó a Venezuela entre los países más peligrosos del mundo. Con motivo de su 13° aniversario, Clímax presenta la serie Deconstruyendo a Hugo Chávez

De la abundancia a la penuria: el desprecio por lo económico como herencia

Quien llegó al poder en Venezuela al ganar las elecciones presidenciales de 1998 prometió rescatar al país de la corrupción, diversificar la economía venezolana, alejarnos del rentismo y acabar con la inflación. Pero durante dos décadas recorrió el camino de la represión económica que más bien agravó esos problemas, dejando al país aún más vulnerable a los shocks externos. Con motivo de su 13° aniversario, Clímax presenta la serie Deconstruyendo a Hugo Chávez

El método chaz: intervención, control, escasez

En 2001 hubo un quiebre: el Estado venezolano, por órdenes de Hugo Chávez, puso en la mira las tierras productivas en manos privadas. Una ola de expropiaciones llegó junto a nuevos instrumentos jurídicos que convirtieron al gobierno en el gran administrador de la producción agroalimentaria en el país. Las expropiaciones, intervenciones y tomas se hicieron regla común. El hambre llegó después. Con motivo de su 13° aniversario, Clímax presenta la serie Deconstruyendo a Hugo Chávez

Propaganda política, sensibilidades del patio y mercadeo

La “revolución bolivariana” aprovechó la propaganda al máximo, sus manuales y sus investigaciones, para construir opciones políticas efectivas, aprovechando la seducción de quien hace dos décadas llegó al poder, ganando las elecciones presidenciales de 1998. Desde entonces, la  maquinaria se fortaleció. Con motivo de su 13° aniversario, Clímax presenta la serie Deconstruyendo a Hugo Chávez

Nigale, el puente invisible que se tragó miles de millones de dólares

El Gobierno venezolano y la banca pública de Brasil inyectaron durante 12 años un caudal inmenso de recursos a la construcción del puente alterno sobre el Lago de Maracaibo. La obra, responsabilidad de la constructora Norberto Odebrecht S.A. y supervisada por Pdvsa, sufre de parálisis desde hace al menos 10 meses. La misma compañía reportó un pírrico avance de tan solo 17% en el proyecto

Ciudad Fresita, paraíso hippie en el páramo

De que vuelan, vuelan. La energía que se percibe en Ciudad Fresita es inequívoca. A casi una hora de La Azulita, en el estado Mérida, existe un caserío que Google Maps no registra. En ese lugar confluyen creencias religiosas y nacionalidades que persiguen un fin común: la felicidad