<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Un hotel fantasma en Wuhan atormentado por el coronavirus

En el epicentro del coronavirus, en una ciudad aislada del mundo, el hotel cinco estrellas Marco Polo es uno de los pocos establecimientos de la ciudad que no ha cerrado sus puertas

La recepcionista se esconde, el restaurante no sirve comida y el personal evita a los clientes. Bienvenido a Marco Polo, un hotel en la ciudad china de Wuhan atormentado por la epidemia de neumonía viral, el coronavirus.

Pese a la puesta en cuarentena de la ciudad y el miedo al virus asesino sigue atendiendo a sus escasos clientes.

Coronavirus

 

Pero nada más entrar, algo no encaja: la recepción está desierta y un silencio contrasta con los adornos del Año Nuevo chino, que supuestamente celebran la llegada del año de la rata.

En el establecimiento a orillas del Yangtsé, con una decoración moderna, los clientes brillan por su ausencia y el personal lucha como puede contra el aburrimiento, cuando no se encuentra simplemente de descanso forzado en una sala.

Control ante el coronavirus

La amenaza del coronavirus marca el protocolo. Los residentes deben usar una mascarilla incluso en el interior del hotel, como cuando se aventuran en la ciudad.

Y cada una de sus salidas es objeto de sospecha, en particular los periodistas que pueden haberse acercado a lugares contaminados, como los hospitales.

Coronavirus

A cada salida y llegada, un guardia toma sistemáticamente la temperatura de los clientes para detectar una posible neumonía.

Un ambiente de psicosis que se aviva en función de los acontecimientos, como cuando el lunes una ambulancia evacuó a un niño que tenía fiebre.

Los clientes deben rellenar un formulario sobre sus desplazamientos anteriores. Una de las preguntas es: «¿Ha estado usted en contacto con un paciente aquejado de coronavirus durante los últimos 14 días?», o sea el período de incubación máximo.

Coronavirus

Como si viera un fantasma

El establecimiento, con 356 habitaciones, suele estar «lleno al 80%» durante este período, uno de los más concurridos por las festividades de Año Nuevo, afirma un empleado que ha pedido conservar el anonimato.

Pero hoy solo veinte clientes se hospedan en el hotel, asegura. En su mayor parte, personas que han quedado atrapadas en la ciudad por las medidas de confinamiento que prohíben cualquier salida por carretera, tren o avión.

Solo dos de las 34 plantas acogen clientes.

Coronavirus

 

El restaurante está cerrado para evitar contagios. Las comidas se sirven en las habitaciones. «Cuando abrí la puerta, la camarera de piso colocó la bandeja en el suelo y huyó como si hubiera visto un fantasma», cuenta un cliente de América Latina. Algunos empleados incluso fueron vistos en los pasillos vestidos con trajes de protección.

Ningún sitio a donde ir

«Estamos todos en el mismo barco (…) por la salud de los clientes y la del personal, no podemos correr riesgos», declara un empleado, con la cara protegida por una mascarilla.

El menú es frugal: muchos fideos. Y la cantidad de alimentos disponibles se reduce cada día, a medida que se agotan las reservas debido a la falta de suministro.

El personal asegura que la cocina del hotel está activa en los últimos días para alimentar a los hospitales de la ciudad.

«Es lo mínimo que podemos hacer en estos momentos» para ayudar, dice un empleado.

Algunos establecimientos de la ciudad incitan a sus clientes a irse y otros rechazan nuevas reservas pero brindan un servicio mínimo.

«Estamos cerrados», respondió el hotel Fairmont, pese a estar técnicamente abierto.

El Marco Polo aplica la misma medida de precaución.

«Conocemos a nuestros clientes actuales, pero aceptar a alguien del exterior sería demasiado arriesgado porque no sabemos si estuvo en contacto con enfermos», justifica un empleado.

«Tampoco podemos cerrar el establecimiento porque los clientes no tendrían a donde ir».