Gobierno de Maduro negocia con China para hacer frente al coronavirus

De acuerdo con las fuentes de Reuters, el gobierno de Maduro comenzó a conversar con China al mismo tiempo en que pedía un préstamo por 5000 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI)

El gobierno de Nicolás Maduro y China conversan sobre un posible apoyo financiero para hacer frente a la fuerte caída de los precios del petróleo y la llegada del coronavirus, reveló la agencia Reuters este miércoles.

De acuerdo a la información, el régimen espera renegociar los acuerdos de petróleo por préstamos acordados hace casi 15 años. En ese momento, las dos naciones desarrollaron una alianza económica construida en torno a los envíos de petróleo.

China detuvo los nuevos préstamos hace varios años cuando la economía de Venezuela descendió a un colapso hiperinflacionario. Sin embargo, Pekín ha mantenido lazos diplomáticos con Maduro y se opone abiertamente a las sanciones petroleras impuestas desde Washington.

Las conversaciones iniciaron por pedido del gobierno de Maduro y continúan en curso, dijeron las fuentes.

«Sin (China), estamos indefensos», dijo una de las fuentes, que pidió no ser identificada porque no está permitido hablar públicamente sobre el tema.

Maduro: Entre pedidos irónicos

Si bien Venezuela es un país altamente vulnerable al coronavirus, Nicolás Maduro ha reiterado que posee recursos para hacer frente a la pandemia de coronavirus. Sin embargo, sus acciones dicen lo contrario.

Tras años de burlas y condenas, la semana pasada, su gobierno solicitó al Fondo Monetario Internacional (FMI) 5.000 millones de dólares en financiación para hacer frente al virus.

Dicha petición fue rechazada en vista de la falta de reconocimiento por parte de la institución sobre la legítima autoridad en el país. A lo que se sumó también la ausencia de reportes del gobierno chavista durante años.

Asimismo, Maduro ha pedido que se levanten las sanciones de EE UU para mejorar el sistema de salud del país.

Una segunda opción

El gobierno de Maduro cuenta en cambio con un importante apoyo de China, aseguraron las fuentes. Además, añadieron que el líder chavista había iniciado conversaciones con Pekín cuando hizo la solicitud al Fondo Monetario Internacional.

No obstante, el régimen no tiene un canal oficial de comunicación con el prestamista multilateral.

El gobierno de Maduro está buscando un período de gracia en los pagos de los préstamos, dijo una de las fuentes a Reuters. Posiblemente, el acuerdo sea similar al del año 2016 bajo el cual Venezuela durante más de 12 meses hizo pagos de sólo interés en los préstamos.

El gobierno también está interesado en continuar importando alimentos de China a cambio de petróleo para superar las complicaciones causadas por las medidas del gobierno del presidente de EE UU Donald Trump, explicó otra fuente. Aunque la compra de artículos de primera necesidad y medicinas no se incluyen dentro de las sanciones estadounidenses.

Entre abril y diciembre de 2019, al menos el 40% de las importaciones de alimentos de las entidades estatales venezolanas procedían de China, según los datos portuarios vistos por Reuters.

Las importaciones comprendían principalmente artículos de primera necesidad como leche, aceite y carne que se utilizan en los programas de distribución de alimentos del gobierno.

Deudas en medio de sanciones

Venezuela debe 3.000 millones de dólares en envíos de petróleo a China este año según los precios actuales. Esto equivale a una cuarta parte del valor de sus exportaciones de crudo en 2019.

China desde 2007 ha prestado a Venezuela más de 50.000 millones de dólares. El total pendiente cayó por debajo de los 20.000 millones de dólares en los últimos cinco años, pero la empresa petrolera estatal Pdvsa ya no publica el saldo pendiente.

El año pasado, Venezuela comenzó a acumular fondos en China gracias a los pagos en yuanes por las exportaciones de petróleo, y el gobierno el año pasado discutió el uso del yuan para pagar a los contratistas.

Maduro dijo la semana pasada que los venezolanos comenzaron a recibir suministros médicos de China para combatir el coronavirus, que las fuentes dijeron que estaban siendo proporcionados independientemente de las conversaciones actuales.

Texto con información de Reuters